El ataque certero de la bestia o la semilla de la Literatura

  Mi primer encuentro con Cortázar fue con Bestiario, allí se plantó la primera semilla, en mis dulces 18 años, y mi segunda cita fue con Rayuela. No hay un mundo posible en el cual esa serie de sucesos no derive irremediablemente en el nacimiento de un cortazariano empedernido, un atrevido y simpático cronopio. Esa … Sigue leyendo El ataque certero de la bestia o la semilla de la Literatura