¡Ay de las vidas que pudieron haber sido mías y que no lo fueron!

Por Jerónimo Corregido Son las lunas que ocasos aún bruñen las que ciñen las vidas que yo pude tener y que, humano, nunca tuve: las fuerzas que una lanza nunca empuñen, los pies que no recorran mis caminos, los ojos que jamás sellen mis ojos, y todos los anhelos en manojos, se caerán por el … Sigue leyendo ¡Ay de las vidas que pudieron haber sido mías y que no lo fueron!