La sutileza y la sugerencia en la obra de Fernanda Saavedra

Ominosas e indescifrables, las obras de Fernanda Saavedra habitan desde hace algunos años nuestras contratapas. En esta ocasión, queremos compartirles algunas obras inéditas de la artista plástica nacida en la Ciudad de México, junto con las obras que fueron publicadas en nuestra revista. Además, les compartimos la opinión de Víctor Uribe sobre esta polifacética e intrigante artista visual.

En una época que utiliza la imagen para seducir y abrumar al observador, el trabajo de Fernanda Saavedra apuesta por la sutileza. Su obra es un territorio de sugerencias, de instantes inasibles y de formas caprichosas que no terminan de revelarse. Podría decirse que sus fotografías, acuarelas y dibujos son huellas que la artista va dejando por el camino de su introspección. Son testimonios de una búsqueda contemplativa, más que reflexiva, asociada al tiempo y a la naturaleza, una búsqueda a la vez visual e íntima. 

En la sencillez de varias de sus imágenes, la creadora se acerca a las tradiciones plásticas de otras latitudes, como la técnica sumi-e de pintura y la caligrafía oriental, en las cuales la espontaneidad en el trazo refleja la esencia de los objetos, más que su apariencia. Quizá por ello la economía de líneas y colores tiene igual relevancia que los espacios vacíos en varias de sus composiciones. La destreza plástica es importante, pero lo fundamental es el contacto con lo que se representa, sean las sombras que se espesan al atardecer, un paisaje montañoso oculto tras la neblina o los reflejos que se desdibujan en el agua. La imagen es un sitio de encuentro entre el exterior y la vastedad interior de la artista.

Algo queda claro: el trabajo de Fernanda Saavedra se mueve por zonas imprecisas con la intención de evitar las trampas del pensamiento y la palabra común. Cuando el lenguaje no libera y la imagen falsea la realidad, el resultado son las opiniones y prejuicios que empañan y distorsionan nuestro vínculo con el mundo. La artista, en cambio, constantemente ronda los márgenes del silencio, donde la poesía germina y el tiempo se despoja de las categorías de pasado y futuro. Su obra es una continua exploración del presente porque ahí ocurren las verdaderas revelaciones. Es cierto que el momento es fugaz, pero ¿qué fenómeno del universo no lo es? Al asomarse al trabajo de la artista se intuye que, tal vez, la clave para despertar a la inmensidad del instante comienza por reconocer nuestra propia temporalidad, por aceptar nuestra impermanencia. Su obra es una invitación a contemplar en quietud y silencio la vida que se nos escapa.

Sin título, 2022. Papel Albanene quemado y perforado. 90 x 60 cm
Dibujos de agua I, 2021. Fotografía digital
Dibujos de agua II, 2021. Fotografía digital
Evaporándome, 2020. De la serie Into deep water. Pastel sobre papel. 25 x 35 cm
Avalancha, 2021. De la serie Into deep water. Pastel sobre papel. 49.6 x 35 cm
Apunte sobre las sombras II, 2019. Carbón sobre papel. 60 x 45 cm
Apunte sobre las sombras III, 2019. Carbón de planta de Kozo sobre papel Kozo. 60 x 45 cm
Contratapa del número 15

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s