Poetas de Esgrima Silente #2

En 2021, comenzamos el ciclo de poesía y música Esgrima Silente en Buenos Aires, junto con el poeta y gestor cultural Sebastián «Saquito» Guitar, creador de @VersosANeptuno. A continuación, presentamos textos de quienes participaron del segundo evento.

Fernando Raluy

De mí

Al aroma diurno
al verdor que llegó al rocío cincelando
al perro,

una brizna de mí que ando sin juicio.

______________________________________________________________________________________________________________

Pamela Neme Scheij

Acá, allá

una madre observa
otorga
la mirada
un globo suelta la mano
una hija, su deseo
el aire hace su parte
el cuerpo recuerda
silencios de siestas
manaba el consuelo
las sábanas olían
a leche tu boca

se escapa un globo
a cada momento

______________________________________________________________________________________________________________

Gabriela Clara Pignataro

Liebre

Tuve que dejar caer

                       el fuego

para levantar intacta

                      la piedra

calentar así, el arco de la noche

                         en invierno

acostar la mejilla en la tersura

no pensar en el incendio

en la pira destruida

                        por la fiebre

en la curva tocada

                  por el encanto

Soy esta liebre

             hacia la cueva

alejándose de la intemperie

y el aire enrarecido

              pero de lejos

en la nuca

el temblor del árbol caído

                y la leña

                 y la ofrenda

el oro terco del magnetismo.

El eco de tu nombre

                un desastre natural

una catástrofe

en la casa segura de mi poblado

corro

         aparto la sombra

agiganto así mi cuerpo

                             mi paso

no alcanzo

               la frescura de la tierra

tiemblo echada extendida

                    cachorra de liebre

olisqueando tu tacto suave

               ojo forastero destella

          las luces de peligro

                  alerta     abismo:

toda tu llanura eléctrica

              sobre mi pelaje.

______________________________________________________________________________________________________________

Unai Rivas Campo

El cráter

Conquista tus soledades
Perdona a todos tus enemigos antes de matarlos.
No te entierres en la misericordia de la derrota
En el silencio de la cobardía.
Escupe
Y deja que el miedo te incendie
Que tu huella húmeda infecte con furia la casa del cordero
Que tu crimen no sea consumado
Y de serlo, que sea perfecto.
Te harás amiga del gusano
De la rata
Abrazarás la muerte y besarás sus pies.
Y que su saliva roja cante a lomos de un Ícaro sangriento
Será la venganza de la melodía venenosa
La pesadilla ardiendo entre tus piernas
Los últimos y los que vendrán después.
Calla
Que nadie sepa jamás quién fuiste
De dónde vienes
Que el secreto de tu lengua deslice los silencios en una inmensa estrella agonizante.
Miente
Susúrrales mentiras a los viejos
Les prometerás la vida eterna en jugueterías azules
Traicionarás su tiempo en una tumba de cenizas
Aparatos oxidados
Perros desdentados
Bichos
Y horizontes de paja.
Pisa
Pisa la tierra fértil del útero de la madre muerta
El paraíso macabro de tus huesos olvidados
Allí sembrarás la sal
Y parirás infiernos.
Luego ríe
Búrlate a lomos de la parca compañera
Porque ella será tu cómplice
Bailarás entonces en el huracán de los inviernos de ceniza
y pájaros enfermos.
Y no te detengas
Al final, solo puede quedar un cráter.
Después vete
Cierra la puerta al salir
Y jamás regreses.

______________________________________________________________________________________________________________

Javier Martínez Conde

Autorretrato

Eras el que callaba al fondo de la mesa;
el que observaba el show
con ganas de ser visto.
Alguien miró por fin y te entregaste
empazaste a bailar hipnotizado.
Más de una vez te preguntaste
qué habrá detrás de los hechizos.
Los hechizos se rompen, ¿Sabés?, como cristales
pero quién no desea
ser cristal, causar efecto.

Estabas cocinando una forma de estar sin preguntarte.
Estabas atendiendo la gracia del instinto.
La respuesta siempre estuvo ahí.

Dentro del cristal ves el paisaje:
hacete cargo.

______________________________________________________________________________________________________________

Ana Miralba Mujica

Soy la mujer que defiendo

insistí en que yo no estoy en guerra
en que activaba
el encuentro empático
que la micropolítica
que la palabra
amor

luego del último ataque quedó
la certeza
del arma que me apunta
de la garganta al coxis
quemando la luna
rompiendo la casa

que no hay refugio donde escupen cuchillos
envueltos en tela
que no recoge mi sangre

militar es inevitable:
la violencia que recibo
no es mía
______________________________________________________________________________________________________________

Agustina Amábile

I.

Mi corazón llamó
al tigre en mí
lento
avanza
su mirada animal
me lleva, su corazón
llamó a la humana en mí

mi animal
mi humana
y yo

todos nuestros corazones
ofrecidos al fuego

II.

Apareció el tigre
con su pata
en mi pecho
le devolvió el latido
a mi corazón animal

III.

¿Dónde está mi tigre?
¿Qué hicieron con él?
Que alguien entre
a mi pecho y lo busque

IV.

¿Es mío este animal?
¿Estas patas son mi cuerpo?
Voy a avanzar
hasta despertarlo
que su corazón se desarme

V.

Se soltó mi tigre
me concedió caer
sobre las flores del suelo
puso su olfato sobre mí
puso su peso sobre mí
me acercó su voz
con un tesoro
cargó mi cuerpo
avanzó su flecha
sobre este
y todos los mundos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s