Liebeslied de Rainer Maria Rilke

Traducción y comentario de Daniel Schechtel

Leí por primera vez este poema de Rainer Maria Rilke en una antología popular (en alemán) de sus ‘poemas más bellos’ adquirida en Munich a mitad del año 2018. Ese verano (del mediterráneo) viví unos cuarenta días con una pareja de filósofos (Davide y Simona) y su hijito Ulisse en una antigua casa en los montes de Sicilia. Trabajé ayudando a restaurar la vivienda en la que vivían y dando una mano en las tareas domésticas (como recoger tomates de la huerta, elaborar salsa de tomate o cuidar del niño). Yo dormía en una tienda de campaña bajo un árbol y las estrellas del cielo del norte, a veinte metros en bajada de la casona de piedra; otra viajera, Clara, una chica austríaca que también trabajaba allí por el techo y la comida, dormía en un trailer del otro lado de la casa. Con ella tuve el placer de pasar algunos atardeceres leyendo estos poemas en su música germana original, despejando ambigüedades léxicas y desentrañando tesoros de sentido.

No fue este el primer poema de Rilke que traduje, pero sí el primero en tocarme hondo. Me acunó en las siestas y ocasos itálicos (mientras acompañaba a la distancia el duelo de un amigo por la muerte de su papá) y luego en mañanas platenses en Argentina y en noches pampeanas de traducciones variadas. Convivió con tantos moods que pronto fui apropiándome de su sonoridad, y mi memoria, de sus palabras. Natural y paulatinamente emprendí su traducción, proceso que comenzó como un pasatiempo o una distracción y acabó por ser una labor y un deleite minuciosos. Busqué versiones en español que contemplaran el metro (el empleo del endecasílabo, que es el verso con acento tónico en la décima sílaba), pero no encontré ninguna; en inglés, en cambio, hallé versiones musicales y admirables. Mi traducción replica la música del original, rasgo del poema a mi juicio imprescindible, tanto en ritmo (endecasílabo) como en armonía (la misma estructura de rimas). Además, pretende seguir muy de cerca la sintaxis y las imágenes.

Salió publicada en la edición número 12 de nuestra revista en papel, cuyo eje central fue la Música.

Poema original en alemán.

Canción de amor

Retener mi alma para que no roce

la tuya ¿cómo hacer? ¿cómo elevarla

hacia otras cosas, más allá de ti?

¡Ah! ¡Cuánto desearía que repose

junto a un perdido objeto oscuro! ¡Allí—

en silencioso, ajeno sitio— atarla!

Que no resuene cuando tu alma sí.

Mas todo lo que rózanos, disjuntos,

nos toca, como un golpe de arco, juntos,

que con dos cuerdas crea una voz de encanto.

¿En qué instrumento nuestro son se tiene?

¿y quién, entre sus manos, nos sostiene?

Oh, dulce canto.

Un comentario en “Liebeslied de Rainer Maria Rilke

  1. Raïssa Maritain comenta que Rilke deseaba conocer distintos idiomas a fin de traducir él sus propias poesías. Y recuerda en especial que estudio el francés para escribir Vergel.Gracias por la traducción y los comentarios.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s