Dante Alighieri

Por Daniel Schechtel

Cifré el rencor en símbolos y un Juicio
que ni Giovanni el Santo habría soñado.
Escribí mi evangelio en un puñado
de cantos, apiadándome del vicio,

que condené, al amparo de apañado
guía y de Amor, cuya Luz me dio auspicio.
En exilio y forzado al armisticio,
empuñé la terzina. Dos añado:

Por la patria y Beatrice traicionado,
fingí piedad buscando la salvezza
(en el segundo canto lo he esbozado),

no en la espada imperial del Bien (l’altezza
de Eneas) ni en Verdades del Papado,
sino en la clara fuente: la Bellezza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s