Después de la fiesta – Daniel Schechtel

DESPUÉS DE LA FIESTA

A Agustina Simón

Las luces se apagaron cuando algune
se percató del sol. Todes se han ido.
Tengo aún el portazo en el oído
que se tragó el rumor. No quedó ni une.

Los objetos se vuelven esculturas
y esconden cuál ha sido su pasado.
La noche ha sido infierno y yo, extrañado,
no encuentro la razón de estas locuras.

Hasta que oigo una hornalla rechinar,
y el susurro del té, que se desnuda:
se abre el cielo en la noche (al fin desierta).

Aparece tu voz. Al conversar,
se nos enfría el té y no queda duda:
quería estar con vos en la hora muerta,
seamos siempre los dos en la hora muerta.

Por Daniel Schechtel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s