La letra Mar

Por Daniel Schechtel

Arrojo este poema al vasto mundo
de letras aguanosas, bien sabiendo
que más son los que se hunden; sigo siendo
arena que se va con los segundos.

En esta noche soy sólo memorias
pues solo estoy: no hay ojos que condenan
mi soledad. ¿Y no es este poema
la vana pretensión de ser Historia?

La lámpara me pinta en la ventana
nocturna, ese óleo oscuro y ciego.
Me escruto, bien sabiendo que no hay nada

más allá del espejo de estos versos.
Sin embargo, insisto en mi coartada:
de letras hecho, flotará mi cuerpo.


Publicado en Gambito de papel N° 5, en febrero de 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s