Elegía

Por Dani Schechtel

En mi balcón,
entre penurias
recordé la noche en que imaginaste
la caída de una copa con vino.
Quise cumplir tu sospechoso deseo.
Llené de fragancia y bermellón
la flor vacía
y arrojé tu rosa triste
que cayó
y, a diferencia de tu fugaz silueta,
vació su sangre en la caída
en un columpio de aire antes de ser
semillas de cristal
nuevamente.
¿En qué gesto, en qué calle,
en qué palabra
diste con el augurio de esta muerte?


Publicado en Gambito de papel N° 5, en febrero de 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s